El Partenón

Erigido entre los años 447 y 438 a.C. en la Acrópolis, el Partenón es uno de los monumentossds más importantes de la antigua civilización griega, además del edificio más representativo de toda Grecia.
Consagrado a la diosa Atenea Parthenos, el Partenón es uno de los principales templos de construcción dórica que se conservan, y también el más grandioso de los monumentos creados durante la época de Pericles.
El Partenón fue construido sobre un templo del siglo VI a.C., conocido como Hecatompedón, que fue destruido por los Persas.
El edificio del Partenón, construido en mármol blanco del Monte Pentélico, fue concebido para albergar la imagen de oro y marfil de Atenea Parthenos, una colosal estatua de doce metros de altura elaborada por Fidias que se encontraba en la naos, la sala más importante y corazón del templo. Ictino y Calícrates fueron los arquitectos del Partenón.
Con unas dimensiones 69,5 m por 30,9 m, el Partenón estaba rodeado por columnas en todo su perímetro, 46 columnas exteriores y 19 columnas interiores.

El Partenón griego, como otros templos griegos, tiene una planta rectangular que lo denomina como octástilo (8 columnas en cada fachada menor) y períptero (las columnas rodean todo el edificio, siendo 17 en cada uno de los lados mayores). Todo el conjunto se asienta sobre una plataforma (planta) formada por estilóbato y dos estereóbatos.

sssEs una obra de estilo dórico, las columnas carecen de basa y su fuste está recorrido en sentido longitudinal por estrías, unidas a arista viva. Hacia el centro del fuste se produce un leve ensanchamiento (éntasis), mediante el cual los arquitectos trataron de corregir los efectos de proporción que acusaría el ojo humano a la vista del edificio. Por el mismo motivo, las columnas aparecen levemente inclinadas hacia el interior. Los fustes rematan en una moldura cóncava, el collarino, sobre la cual se asienta el capitel, de apariencia geométrica y compuesto por dos elementos: el equino, de sección curva, y el ábaco, a modo de pequeña losa que recibe directamente el apoyo de los elementos superiores.

Por encima de los capiteles de las columnas corre un entablamento organizado, de abajo arriba, en tres partes. La primera es un arquitrabe liso. La segunda es el friso, constituido por una sucesión alternante de triglifos (formados por estrías verticales) y metopas (que presentan decoración escultórica). Remata el conjunto una cornisa, saliente respecto a los elementos anteriores. El empleo de una cubierta a dos aguas genera en cada uno de los lados menores un amplio espacio triangular, el frontón, cuyo perímetro exterior aparece recorrido por una cornisa saliente, de modo que el espacio interior, o tímpano, queda libre para ser decorado con esculturas.

Si se recorre el templo longitudinalmente, tras la fachada octástila se accede a un primer espacio interior, el pronaos, a modo de un segundo pórtico, originariamente sostenido por seis columnas. Este conjunto da paso a la cella o capilla, aislada del resto del edificio mediante unds muro de sillares, alrededor del cual se disponen por la parte externa 24 columnas. En esta estancia se alojaba la estatua de la diosa Atenea Parthenos, a quien estaba consagrado el templo. En la parte trasera se adopta un esquema semejante: un nuevo pórtico de seis columnas da paso a una sala menor, el opistodomos, en el que cuatro columnas sostienen la cubierta. Esta dependencia servía para custodiar el tesoro del templo y objetos del culto a la diosa.

A lo largo de los siglos el Partenón ha sufrido diferentes transformaciones que han ido deteriorando el edificio a pasos de gigante. Entre los años 1208 y 1258, el interior del Partenón albergó una iglesia bizantina, y en 1458 fue transformado en una mezquita.

En 1687 fue utilizado como polvorín por los turcos, los explosivos sufrieron una detonación y el Partenón pagó las consecuencias. Más tarde, entre 1801 y 1803. En 1894 se vio afectado por uno de los terremotos más importantes en la historia de Grecia.
En la actualidad aún continúan las labores de conservación y reconstrucción en el edificio del Partenón.
Cada uno de los lados exteriores del templo estaba decorado con una temática diferente: al este la Gigantomaquia, al oeste la Amazonomaquia, al sur la Centauromaquia y al norte la Iliupersis Al este, sobre el acceso principal del templo se representó el Nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus. Un tema que conectaba, directamente, con la idea de invencibilidad de la diosa y con su poder como guerrera. Al oeste se representó la Lucha de Atenea contra Poseidón por el dominio del Ática, es decir el enfrentamiento entre ambos dioses por hacerse con el gobierno de la polis y de su territorio.

http://www.atenas.net/partenon
http://lasmilrespuestas.blogspot.com.es/2009/05/curiosidades-sobre-el-partenon.html
http://www.blogseitb.com/arte/2011/05/04/entender-el-partenon/

Carlos, Dani, Leo, Sara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s