La ciudad ideal: Utopía

Seguridad

  • La ciudad amurallada

“Toda la ciudad está amurallada con muros altos y fuertes.”

La defensa de una ciudad no era solo la protección frente a un ataque, sino también frente a las catástrofes meteorológicas. En el siglo I a.C. el arquitecto e ingeniero romano Vitruvio,  propuso la ubicación de la ciudad en el interior de un octógono para protegerlos de los vientos. Esta idea abrió paso al perímetro amurallado poligonal, vinculando defensa y geometría.

  • Ciudad-isla

Es el alejamiento de toda contaminación y peligro, lo que llevó a situarla con frecuencia en una isla. El historiador Diodoro de Sicília localizaba a su personaje, cerca de etiopia, ‘donde el clima es templado, los días y las noches duran lo mismo, hay manantiales de agua cálida y los frutos son perennes’. Lo cual es un ejemplo de una atractiva asociación entre seguridad y prosperidad tantas veces idealizada.

  • Ciudad-mundo

El rápido crecimiento de la población mundial y el acelerado desarrollo tecnológico han alterado toda perspectiva utópica, apuntando hacia una escala global, planetaria.

Esta ciudad-mundo puede ser vista como un destino, el inevitable crecimiento de la población, o como una oportunidad. Un nuevo y sugerente desarrollo de las virtudes y esperanzas representado por la isla, en el nuevo mundo.

Una ciudad agradable. Higiene frente a contaminación

“Las calles tienen veinte metros de ancho y todas las cosas están rodeadas de jardín.”

A finales del siglo XVIII principios del siglo XIX, la atención de la salud pública da lugar a las teorías higienistas, en que la presencia de espacios verdes, aceras y calles amplias eran tan importantes como un buen alcantarillado, unas buenas canalizaciones o unos buenos hospitales.

Desde hace mucho tiempo, un elemento necesario del ideal de una vida urbana saludable, es la presencia y cuidado de la naturaleza; como por ejemplo el recuerdo de los jardines que dieron justa fama a la antigua Babilonia; las fuentes y vegetación que adornaban las villas romanas o los jardines de la Alhambra

Morfología de la ciudad

  • La ciudad reticular

La planificación más repetida ha consistido en el trazado reticular, encontrada en la ciudad egipcia de Akheton, fundada en el siglo XIV a.C.

Sin embargo, solemos encontrar en la antigua Grecia el origen de dicho esquema: en la famosa ciudad portuaria de El Pireo. También puede considerarse un influyente anticipo de la civitas romana, organizada a partir de dos avenidas principales, cardo y decumano, como dos grandes ejes perpendiculares, que cruzaban de norte a sur y este a oeste, respectivamente.

foto3

foto5

  • La ciudad radial

Existe otro tipo urbano largamente adoptado por ideal, nos referimos al plano radial o radioconcéntrico.

En un principio, el perímetro circular de una ciudad o burgo respondía a un fin puramente defensivo, y durante siglos, ya fuese un diseño estrictamente circular o poligonal cerrado atendía a un mismo esquema de cascarón protector. Este tipo urbano está ligado a un ideal de perfección y orden.

Coincidiendo con esta época de renovación, a las reformas sociales unidas a la ilustración, la misma geometría de la urbe amurallada dio paso a un concepto más amplio, radioconcéntrico, ligado a la expansión regular de la ciudad y al establecimiento de una red de comunicaciones que favorecía el desarrollo y gobernación del Estado centralizado.

foto2foto1

  • Un diseño ecléctico

No todos los proyectos urbanos  -tampoco los “ideales”- responden a alguno de los modelos propuestos, ya sea reticular o radial. Así algunos proyectos eclécticos contemplaban la superposición de un proyecto radial sobre una trama ortogonal.

Comunicaciones: la importancia del transporte

Un trazado regular de las calles, además de ayudar a la ordenación del territorio, posee grandes ventajas para el tránsito de persones y vehículos. Toda gran evolución en las comunicaciones conlleva un impacto en la morfología de la ciudad.

En ocasiones, la importancia concedida al transporte implica una concepción radicalmente nueva del urbanismo. En otros casos la mejora de las comunicaciones tan solo es un cambio de escala, sobre soluciones ya conocidas; con el aumento del número de carriles, de medios de transporte o de la velocidad y capacidad de los vehículos.

foto6

Existen otras propuestas que a pesar de su atractivo, aún no han visto la luz, quizá por ser excesivamente ambiciosas. Por ejemplo, la circulación de vehículos e individuos a distintas alturas, apuntada en el Renacimiento por Leonado Da Vinci.

foto4

 

Una ciudad bella

Debemos detenernos en un aspecto que para todo arquitecto tiene importancia y del que todo ciudadano tiene opinión: el estético.

En gran medida una ciudad es la gente que la habita, pero creemos también que una ciudad bella no solo facilita y favorece la convivencia sino que es una condición ineludible cuando hablamos de “ideal”. Tal belleza no tiene por qué significar monumentalidad, espectacularidad u opulencia. No se trata de una cuestión de magnitud o tamaño, pues la magnificencia puede ser opresiva para el individuo. Se trata de que la ciudad sea amable y bella para vivir.

 

http://www.dendramedica.es/revista/v6n2/La_ciudad_ideal.pdf

Luz Zavaleta, Guille Salvador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s