La regla de San Benito

Monasterios

225px-Heiligenkreuz.St._Benedict (1)

Un monasterio es un edificio donde habita uno o varios monjes en clausura. Originalmente un monasterio era la célula de un anacoreta. Los monasterios cristianos son también llamados abadías, o prioratos. La vida comunitaria de un monasterio se denomina cenobitismo, en contraposición con la vida anacorética de un ermitaño. La palabra “monasterio” también se utiliza para referirse a este tipo de comunidades de otras religiones.

La regla de san Benito

La regla benedictina es una regla monástica que Benito de Nursia escribió a principios del siglo VI destinada a los monjes.  Benito se trasladó al monte Cassino, donde fundó el monasterio que sería conocido más tarde como Montecassino. Esta regla benedictina fue acogida por la mayoría de los monasterios fundados durante la Edad Media. El principal mandato es el ora et labora( reza y trabaja). Se tuvo muy en cuenta el aprovechamiento de la luz solar según las distintas estaciones del año, para conseguir un equilibrio entre el trabajo, la meditación, la oración y el sueño. Una de las críticas que tuvo esta regla al principio fue la «falta de austeridad» pues no se refería en ningún capítulo Regla-de-San-Benito-IV_projectfullal ascetismo puro sino que se imponían una serie de horas al trabajo, al estudio y a la lectura religiosa. La regla daba autoridad de patriarca al abad del monasterio. Los discípulos de Benito se encargaron de difundir la Regla por toda Europa y durante siglos fue la única ordenanza a seguir por los distintos monasterios que se fueron fundando. Siguiendo los preceptos, el hábito benedictino debía estar formado por una túnica y un escapulario, cubiertas ambas piezas por una capa con capucha. No se dice el color que deban llevar dichas prendas, aunque se cree que seguramente serían de la coloración de la lana sin teñir, que era lo más fácil en los primeros tiempos. Después, el color negro fue el predominante hasta que llegó la reforma de los cistercienses, que volvieron a adoptar el blanco; de ahí la diferencia que se hace entre monjes negros y monjes blancos, ambos descendientes y seguidores de la orden benedictina. Carlomagno en el siglo VIII encargó una copia e invitó a seguir esta regla a todos los monasterios de su imperio. Dio orden de que los monjes se aprendiesen de memoria todos los capítulos para estar siempre listos a recitar cualquiera de ellos cuando así se lo demandasen.

 

Reforma cisterciense

Con el monje Roberto de Molesmes llegó la gran reforma de los monasterios benedictinos cluniacenses, cuyas costumbres se habían relajado bastante. Los nuevos monjes, llamados cistercienses, volvieron a la verdadera regla de San Benito, añadiendo más disposiciones en la Carta caritatis, escrita por el monje inglés Esteban Harding, obra maestra de la prosa latina. En esta ampliación se volvía a prohibir el lujo y se recomendaba la alabanza a Dios, la lectura de las Sagradas Escrituras y el trabajo físico.

https://es.wikipedia.org/wiki/Regla_de_San_Benito#Enlaces_externos

 

Andrea Ariza Berlanga

Gisela Motiño Gutierrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s